El odio ardiente de Quebec a Dios, Cristo y la libertad – Folleto completo en español

Este es el folleto que los hermanos de Canadá distribuyeron en 1946 en una campaña para denunciar el odio y la persecución hacia los testigos de ese país. Hay más información en el libro Reino de Dios capítulo 13 párrafos 11-16.

Les presento los scans del folleto original en inglés y posteriormente la traducción íntegra del texto al español.

El odio ardiente de Quebec a Dios, Cristo y la libertad es la vergüenza de todo Canadá.

Publicadores

Watch Tower Bible and Tract Society
Toronto, Ont.

Primera impresión:
1,000,000  INGLÉS
500,000 FRANCÉS
75,000 UCRANIANO

Antes de que las negaciones inmediatas y las protestas y falsas contraacusaciones estallen de parte de los guardianes sacerdotales de la provincia de Quebec y provoquen un frenesí irrazonable, calmada y sobriamente y con limpias facultades mentales razone en la evidencia presentada como soporte de la acusación que da título a esta publicación. Las palabras al servicio de Dios y de Cristo y de la libertad pueden ser tan baratas como el aire gratuito necesario para pronunciarlas, pero las acciones dicen más para las mentes racionales. Como dice la palabra de Dios, “No amemos de palabra ni con la lengua, sino en hecho” (1 Juan 3:18). ¿Es su mente lo suficientemente razonable para permitirle escuchar los hechos que gritan, los cuales cuentan más que simples palabras? ¿Está usted dispuesto y sin miedo a permitir que la evidencia sea sopesada en los justos balances de la palabra verdadera de Dios, y ver si Quebec deja qué desear en amor a Dios, a Cristo y a la libertad? Los pocos minutos gastados en razonar no harán que sea demasiado tarde para que usted después de eso crea las negaciones en caliente y protestas y falsas contraacusaciones que saldrán de la Quebec religiosa, si todavía quiere hacerlo. Pero por ahora, deténgase y considere:

¿Es el amor a Dios lo que mueve a las chusmas de Quebec a romper copias de la Palabra de Dios, la Biblia en pedazos y quemarlas con fuego? ¿Es una evidencia de amor a Cristo para estas mismas chusmas religiosas apalear y apedrear seguidores de Cristo, cazarlos a lo largo de la provincia, dañar su propiedad, e ir de otras maneras en alborotos frenéticamente desenfrenados de vandalismo en contra de hermanos de Cristo? ¿No dijo Jesús: “Al grado que lo hicieron a uno de los más pequeños de estos hermanos míos, a mí me lo hicieron” (Mateo 25:40)? ¿Muestran respeto o falta de respeto a estos principios cristianos los sacerdotes parroquiales que fueron testigos de estos ultrajes y los aprobaron? ¿Y qué hay de los cuerpos de cumplimiento de la ley que hacen el mal en nombre de la ley para “atrapar” a aquellos no favorecidos por los elementos gobernantes? ¿Y las fuerzas policiales que permiten a las chusmas alborotar libremente mientras ellos arrestan a las víctimas cristianas, a veces por simplemente distribuir biblias o volantes con citas de la Biblia, o a veces simplemente al estar estos seguidores de Cristo caminando por las calles o esperando un tranvía? ¿Y qué hay de los jueces que imponen pesadas fianzas y sentencias de prisión en su contra y profieren lenguaje abusivo en su contra, y deliberadamente siguen una política maliciosa de posponer una y otra vez los casos para acumular decenas de miles de dólares en multas exorbitantes y mantener cientos de casos pendientes? ¿Acaso estos legisladores y policías y jueces de Quebec muestran de este modo su amor por la libertad? Honestamente, ¿cree usted que estos frutos son causados por amor, o por odio? “Por sus frutos los reconocerán” (Mateo 7:20).

En una lluvia torrencial todas las violencias e injusticias precedentes llueven diariamente sobre los testigos de Jehová de la provincia de Quebec. Ahora, ¿se ha dicho usted a sí mismo, “ah, ¡testigos de Jehová! Me lo supuse, siempre están en problemas”? Debido a que son con frecuencia perseguidos, o porque son una minoría impopular, o porque quizás hayan sido equivocadamente presentados a usted por informes incorrectos, eso no es una causa justa para descartar apresuradamente el asunto. Por el contrario, es razón más fuerte para las personas de mente justa para escuchar toda la evidencia.

¿No fueron Cristo y los primeros cristianos perseguidos con frecuencia? ¿una minoría impopular? ¿y gravemente mal presentados por mentirosos religiosos? Si usted puede identificar a los enemigos por sus frutos, por los frutos de los testigos de Jehová usted quizás puede también reconocerlos como verdaderos seguidores de Cristo. Tanto el mensaje que ellos predican y los métodos mediante los cuales lo predican tienen el apoyo y fundamento total en la Biblia, como pronto verá si permite a un testigo de Jehová explicarle en lugar de escuchar los mentirosos y perjudiciales informes de los perseguidores de los testigos. Pero ni el espacio ni el tema permiten una discusión total de esos temas aquí, y tal discusión no es para nada necesaria. No altera el tema que estamos tratando aquí. Sin importar si usted está de acuerdo o no con los testigos, usted sabe con certeza que no es muestra de amor a Dios, a Cristo, a los principios de la Biblia y a la libertad quemar Biblias y acosar y apedrear y falsamente arrestar y encarcelar a aquellos que se esfuerzan por servir a Dios. Tales actos son la excrecencia del odio ardiente, y causan que el dedo de la vergüenza apunte a Canadá.

PERSECUCIÓN LLENA DE ODIO A CRISTIANOS

Un breve bosquejo de solo unas cuantas de las instancias de persecución hacia y violencia en contra de los testigos de Jehová en la provincia de Quebec se muestra ahora como evidencia concreta. Estos hechos son bien conocidos para muchos de los habitantes de Quebec, y pueden ser probados. Escuche:

En Lachine, el 15 de Septiembre de 1945, la acción de una chusma se lanzó ferozmente en contra de unos testigos de Jehová mientras estos anunciaban un discurso Bíblico. Los asaltos en las calles llegaron a su punto máximo cuando la gran chusma católica sitió el negocio y casa de Joseph Letellier, quien, junto con otros tres testigos, estaba adentro. El cristal de la ventana fue roto y arrojaron hacia adentro piedras y tomates sin parar. El testigo Joyce fue alcanzado de lleno en el pecho, y mientras el testigo Letellier trataba de llamar a la policía un vándalo entró y golpeó al hombre mayor en la cara, causándole una grande herida en la cara y tirando sus lentes al suelo. Los testigos se protegieron dentro y aguantaron la lluvia de piedras por más de cinco horas. Hasta la media noche, dos horas después otros testigos ayudaron a los testigos rodeados a escapar al amparo de la noche a través de un pasaje trasero de 25 pies. Los iracundos pandilleros bombardearon el edificio. La fachada entera fue arruinada, y los valiosos relojes dentro del negocio destruidos.

En la ciudad chusmacrática de Chateauguay, el 9 de septiembre de 1945, los testigos estaban anunciando una conferencia Bíblica que sería presentada esa tarde en el City Hall Park. Los oficiales de la ciudad instigaron el arresto ilegal de quince testigos y decretaron que no podían usar el City Hall Park para la conferencia. El lugar de la plática fue cambiado al patio del hogar privado de R. W. Weaner. Alrededor de 125 asistieron a la conferencia para escuchar, pero apenas iniciando una chusma de 1,200 estaba ahí para interrumpir. Habían traído un camión lleno de tomates y patatas, y a estos misiles añadieron una generosa cantidad de piedras cuando la presa se puso en marcha. Se llevaron dos grandes sirenas de bomberos, y se usaron para ahogar la voz del discursante. En vano apelaron los testigos a la policía provincial que había llegado después de la llamada de emergencia a Montreal. La reunión fue interrumpida en medio de la violencia, y el daño a la propiedad de Weaner fue severo.

Se habían hecho planes previamente para otro discurso bíblico en Chateauguay el siguiente domingo. Esta vez los oficiales de la ciudad gobernados por la chusma arrestaron a 17 testigos (la policía de Quebec nunca molestó a los pandilleros), y una chusma de 1,500 estaba lista en la casa de Weaner para disolver la segunda reunión. No satisfechos con lanzar tomates y papas y piedras, esta vez los matones católicos añadieron al bombardeo pepinos, huevos podridos y ¡excremento humano! La policía ordenó que se silenciaran los altavoces de los testigos o arrestarían a la señora Weaner por alterar la paz. Algunos de los autobuses que trajeron a los testigos fueron regresados a Montreal vacíos, dejando varados a decenas de testigos. Después de varias golpizas a manos de la chusma, los cristianos reunidos fueron evacuados. El último grupo, de alrededor de 40, estaban huyendo a pie por el campo cuando fueron alcanzados por pandilleros en automóviles. A pesar de estar bajo la protección de cinco policías provinciales y tres de Chateauguay, muchos testigos fueron lesionados en el ataque que siguió y su literatura, incluyendo Biblias (y los testigos con frecuencia llevan Biblias católicas también), fueron decomisadas por la fuerza, hechas pedazos y quemadas. Y note esto: reportes confiables indican que durante la chusma ¡el sacerdote católico en sus largas ropas negras se paró cruzando la calle mirando calmadamente! Esto no es un hecho insignificante, en una provincia en donde el sacerdote gobierna la parroquia ¡y una palabra de su boca dispersa cualquier chusma!

Un año después, el 8 de septiembre de 1946, una riña ene Caughnawaga, un pueblo de las afueras de Montreal, fue reportada. Testigos indios residentes habían invitado a compañeros testigos de Lachine a asistir a su servicio bíblico, y extendieron invitaciones a otros residentes de la reserva a asistir. Se hicieron esfuerzos extenuantes para incitar a los indios a disolver violentamente esta reunión. Al recibir una petición de protección, la policía montada real canadiense simplemente se rehusó; pero sí arrestaron al presidente de la reunión bíblica y se lo llevaron entre los gritos de la chusma. Los pandilleros continuaron por media hora acribillando con misiles la casa en la que la asamblea se había retirado a refugiarse.

Aquí hay algunas instancias que revelan el odio de Quebec por la palabra de Dios, así como por la libertad: En Hull, E.M. Taylor, septuagenario, de Namur, Quebec, fue sentenciado a siete días en prisión por distribuir Biblias sin un permiso. En la corte su intento de explicación fue bruscamente terminado por la orden del juez municipal de llevárselo a la cárcel. Dos testigos de Jehová fueron arrestados por distribuir un tratado bíblico gratuito, acusados de sedición y sentenciados a 60 días de encarcelamiento o una multa de $300. Todas las cortes francesas canadienses estuvieron tan controladas por el clero que afirmaron la infame sentencia, y no fue hasta que el caso llegó a la Suprema Corte de Canadá que el juicio fue revertido. Una testigo de Jehová de Quebec estaba distribuyendo un tratado que contenía solamente las palabras “La Sagrada Biblia es la Palabra de Dios. Léala”, y algunos versículos conocidos de la Biblia versión Crampton. Se encolerizó tanto la policía montada que la arrestaron, catearon su casa y la encarcelaron.

La siguiente declaración jurada de un testigo de Jehová reporta lo que está regularmente ocurriendo en las calles de la ciudad de Quebec:

“Dos hombres vinieron a mí mientras estaba mostrando las revistas La Atalaya y Consolación y preguntaron si tenía licencia para hacerlo. Uno tenía un lenguaje muy sucio y causó una gran conmoción. Repentinamente él rompió mi maletín y revistas y me usó como saco de boxeo por unos segundos hasta que mis dientes quedaron flojos. Cruzaron la carretera, evidentemente con la intención de molestar a mi compañero, un ministro de edad avanzada. Yo también crucé, pensando que le darían a él la misma dosis que a mí. Ellos rompieron sus revistas, y había mucha confusión y rompieron su bolsa de revistas. Entonces se volvieron conmigo nuevamente, pero dos taxistas intervinieron y las cosas se calmaron. Mientras regresaba a recoger mi bolsa de revistas y las revistas rotas uno de ellos gritó: “¡No lo dejen hacer eso; agárrenlo!” Así que nuevamente me dieron una buena golpiza. Eventualmente me zafé, escapé y me refugié en una tienda poniendo seguro a la puerta. El encargado de la tienda se negó a llamar a la policía cuando se lo solicité. Cuando la multitud se fue junté mis revistas rotas y continué predicando en otra intersección”.

Todavía en la ciudad de Quebec, pero en un hogar privado, otra declaración jurada reciente de un testigo pinta esta imagen de vandalismo y odio:

“Una chusma de 25 hombres jóvenes se reunió alrededor de una de las casas en donde estaba en progreso un estudio bíblico y un trozo de hielo fue lanzado a través de una ventana doble hacia la cocina de la casa. El dueño había sido un comando en la armada, pero ahora había tomado una postura definitiva a favor del reino de Dios. Cuando él corrió a la calle la chusma desapareció en el edificio comunitario contiguo a la iglesia. La siguiente noche, como a las 11:00 pm, después del cierre del salón recreativo, una pequeña pandilla empezó a formarse. Finalmente, un auto lleno vino, pero dos policías locales los persiguieron fuera. La mañana siguiente el dueño y su amigo reportaron el asunto a la estación de policía, para que se interrogara al hombre que había sido detenido. Ellos pronto descubrieron que el sacerdote había llamado a los oficiales y les había dicho que no se metieran. Chusmas similares estuvieron activas cada noche durante esa semana quebrando ventanas. La policía atrapó a 6 de la banda y obtuvo otros 45 nombres, pero no hicieron nada. La chusma, viendo que no se tomaba ninguna acción, se pusieron más desafiantes cada noche. La última noche la chusma empezó a juntarse a las 8:00 pm, y fue la peor. Más ventanas fueron quebradas. La pandilla se subió al techo y algunos lograron subirse al techo de la casa de dos pisos del lado opuesto y estuvieron tirando misiles hacia abajo a las puertas por si alguien entraba o salía. Se llamó dos veces a la policía y finalmente vino.”

Cristo Jesús enseñó en los hogares de la gente, y también los apóstoles y otros cristianos primitivos fueron “de casa en casa, enseñando y predicando”.  (Hechos 5:42; 20:20). Juzgue cómo serían ellos recibidos en la capital de la provincia de Quebec, según lo indicado por uno de los seguidores de Jesús mientras caminaba de casa en casa ahí:

“Había colocado un libro de texto bíblico con una mujer y estaba parado en la siguiente puerta cuando un hombre trepó por encima del barandal con el libro en su mano, diciéndome que fuera con él, que iba a llamar a la policía. Él no era el amo de casa del hogar en donde yo había dejado el libro, era solo un vecino de la mujer. Abrió la puerta, pidiéndome que entrara. Había otro hombre parado en el salón, y por supuesto yo me negué. Entonces él me agarró y le dijo al joven que llamara a la policía, y debido a su violencia rompió mi saco. Le advertí que no fuera demasiado lejos. Entonces él me dijo que él era un policía y que tenía que entrar. La mujer con la que había colocado el libro entonces vino a la puerta de la casa y estaba muy inconforme con la acción de este hombre. Ignorándola, él se puso el uniforme y él mismo levantó los cargos cuando llegamos a la estación de policía”.

Los religionistas no conocen límites en su celo por perseguir. Una niña de 9 años, hija de un testigo de Jehová, estaba distribuyendo circulares cuando fue levantada y detenida en la estación de policía, acusada de vender sin poseer un permiso de la ciudad de $25. Ella tuvo que comparecer ante la corte juvenil para una audiencia. Otra vez, una niña de 11 años hija de un testigo de Jehová en el distrito de Ste. Germaine fue expulsada de la escuela por rehusarse a hacer la señal de la cruz y decir el catecismo. Los padres explicaron las creencias de la niña, y la maestra la exentó de participar en la ceremonia. Pero dos semanas después un sacerdote visitó la escuela, y poco después la niña fue expulsada. Celo religioso cerrado, sin embargo, fue la ocasión cuando la policía montada real de Canadá penetró en un salón en Montreal en donde testigos de Jehová estaban celebrando la Cena del Señor. La policía disolvió la reunión, rechazando la petición del ministro que presidía de completar el servicio. ¿Puede la más fantástica imaginación imaginarse a la policía deshaciendo una reunión en la iglesia Católica Romana?

Los testigos de Jehová han librado batallas por la libertad en busca de desalojar a sus odiadores de su atrincherada posición en Quebec. Debido a la gran cantidad de arrestos que han tenido lugar en Montreal y el distrito, los testigos pusieron en duda la constitucionalidad de las leyes de Montreal y Verdún, bajo las cuales se hacen los cargos. Los testigos de Jehová ganaron en la Corte Superior y el juez C. Gordon Mackinnon ordenó decretos judiciales de prohibición en contra de los tribunales de los registradores de Montreal y Verdún para frenar subsecuentes procedimientos en contra de los testigos. Él determinó que los estatutos eran supresores de la libertad de religión, de prensa y de expresión.

Pero a pesar de esta decisión, los arrestos ilegales de testigos de Jehová continúan casi a diario en Montreal y el distrito, y en las cortes de los registradores ellos son sujetos de largos discursos abusivos de críticas y acusaciones.  Por ejemplo, en Junio de 1946 el Registrador Leonce Plante denunció a los testigos como una “bola de locos dementes”, puso una multa en efectivo altísima de $200, y amenazó con que si los testigos volvían a ir a él la multa sería de $1,000. En el presente, 1946, hay alrededor de 800 cargos acumulados contra los testigos de Jehová en Greater Montreal, con fianza de propiedad que envuelve ya $100,000 y fianzas en efectivo de más de $2,000. Los casos de la corte son suspendidos vez tras vez, para provocar inconvenientes y aumentar los gastos a los testigos de Jehová. Para que sean escuchados sus casos, durante un corto periodo los testigos tuvieron que presentarse ¡en 38 diferentes ocasiones!

LA FUERZA DETRÁS DEL ODIO ARDIENTE DE QUEBEC

¿Por qué este odio a Dios y su Palabra?, ¿a Cristo y sus seguidores? ¿Por qué este odio por los principios justos y la libertad? ¿Por qué? ¿POR QUÉ? Los testigos de Jehová predican en todas las otras provincias canadienses, sin ningún odio latente lanzándose en llameante chusmacracia. ¿Por qué tiene que ser así en la provincia de Quebec? ¿En qué es Quebec diferente? Lo siguiente le iluminará para ver claramente la fuerza motora detrás del odio de Quebec:

Un oficial que arrestó a un testigo de Jehová en Quebec le dijo al testigo que recibió la orden de hacerlo de parte del Sr. Lavergne, el párroco. A un abogado católico francés que defendió a un testigo de Jehová le dijeron el abogado de la ciudad, el notario de la corte y el oficial en jefe de la policía que los arrestos eran ilegales, pero que estaban tan presionados por el clero que tenían que hacerles la vida tan difícil como fuera posible a los testigos. A cuatro testigos arrestados en la ciudad de Quebec se les dijo por representantes del departamento de policía que delegaciones del palacio del obispo llamaban a diario e insistían en que los testigos eran una amenaza para la Iglesia Católica y que era el deber de la policía acabar con ellos, dentro o fuera de la ley. Un oficial jefe de la policía en una ocasión admitió que nunca era tan fastidiado por sacerdotes como cuando había casos contra testigos de Jehová pendientes. ¡Y se ha visto con frecuencia al oficial salir por la puerta trasera de la iglesia o convento antes de hacer los arrestos! ¿Por qué es el dominio católico de las cortes de Quebec tan absoluto que en los salones de la corte ¡la imagen del crucifijo toma el lugar del escudo de armas británico, el cual aparece en otras cortes en todo el dominio!?

Todas las personas bien informadas en Canadá concuerdan en que la provincia de Quebec con su 86% de población católica está bajo el gobierno de la iglesia y el estado. En la legislatura de Quebec el crucifijo se pone encima de la mesa del orador, y en los edificios del parlamento de Quebec junto al trono del teniente-gobernador de Quebec está instalado un trono para el cardenal. Hay informes de que fue el cardenal quien instigó la notoria Ley Candado, supuestamente contra un simple puñado de comunistas, pero en dicha ley se dejó sin definir la palabra “comunista” para que cualquiera que no agrade a los sacerdotes y a sus marionetas políticos pueda ser perseguido. Esta ley fue usada contra los testigos de Jehová. El cardenal de Quebec también lideró una campaña para que un estado corporativo regulara a la gente ante el clero, un programa basado en la encíclica Quadragesimo Anno de Pío XI. Las sociedades secretas católicas, respaldadas por la jerarquía francesa canadiense, han sido acusadas ante el Senado de Canadá de conspirar para convertir la provincia de Quebec en un estado corporativo católico francés; y estas acusaciones fueron hechas por el senador Bouchard, ¡un francés, un católico, y originario de Quebec! Quebec tiene una desagradable reputación de aislacionismo, fascismo y antisemitismo. Vive de acuerdo a ella odiosamente bien, y ahora busca enraizarse más profundo en el totalitarismo religioso por la demanda de su legislatura de que el primer ministro canadiense “traiga ante el Parlamento de Canadá las medidas necesarias para instituir una embajada en la Santa Sede”.

Todos los hechos se juntan para estruendosamente declarar que la fuerza detrás del odio suicida de Quebec es el dominio sacerdotal. Miles de católicos de Quebec están tan cegados por los clérigos que piensan que están sirviendo a Dios al violentar a los testigos de Jehová. Jesús predijo esto, cuando dijo a sus seguidores: “viene la hora en que todo el que los mate se imaginará que ha rendido servicio sagrado a Dios” (Juan 16:2). Tal curso ciego llevará al foso de destrucción. Para evitarlo deje de seguir a hombres y tradiciones, y estudie y siga las enseñanzas de la Biblia; ese fue el consejo de Jesús (Mateo 15:1-14). Al hacer esto, los católicos honestos de Quebec mostrarán amor a Dios y a Cristo y a la libertad no solo de palabra, sino por sus justas obras. Se unirán con los muchos miles de otras personas de Quebec, católicos y protestantes y no religiosos, que han protestado vigorosamente contra el trato malvado dado a los testigos de Jehová en esta provincia ignorante y gobernada por sacerdotes.

Los testigos de Jehová de Quebec están informando a todo Canadá de la vergüenza que ustedes han traído a la nación por sus hechos malignos. En inglés, francés y ucraniano este tratado está anunciando su delincuencia a la nación. Ustedes claman servir a Dios; claman estar a favor de la libertad. Sin embargo, si la libertad es ejercida por aquellos que opinan diferente que ustedes, ustedes aplastan la libertad mediante chusmas y tácticas de la Gestapo. Aun que sus palabras lo hacen, sus acciones no están en armonía con aquello por lo que las democracias han luchado una larga y sangrienta guerra mundial. Y sus afirmaciones de servir a Dios son vacías, ya que sus acciones no encuentran precedente en el curso ejemplar puesto a los cristianos por Su hijo Cristo Jesús. Ustedes deben recordar que aun que Jesús y los primeros cristianos fueron con frecuencia perseguidos, ellos nunca bajo ninguna circunstancia impusieron la violencia de chusma. Lo que cuenta no es a quién dicen ustedes servir, sino a quién de hecho le sirven por sus acciones. La Biblia Versión Católica dice: “¿No sabéis que al ofreceros a alguno como esclavos para obedecerle, os hacéis esclavos de aquel a quien obedecéis?” (Romanos 6:16). Quebec, ustedes se han rendido como siervos obedientes de los clérigos religiosos, y han traído cosechas abundantes de frutos malignos. Ahora, ¿por qué no estudiar la palabra de Dios, la Biblia, y someterse con obediencia a sus mandatos? Y vean qué tan abundante será la cosecha que traerán de buenos frutos reflejando el amor a Dios, a Cristo y a la libertad. Los ojos de Canadá están sobre ustedes, Quebec.


¡Más revelador que los rayos X!

Como una gigante máquina de rayos X buscando peligrosos defectos en vigas de metal, así la luz de la palabra de Dios penetra entre las confusas doctrinas de un mundo confundido. ¿Le gustaría ver cómo tales temas como la trinidad, el sábado, la oración, etc. aparecen cuando la reveladora palabra de Dios se enfoca en ellos? Entonces lea
“Sea Dios Veraz”
este libro de 320 páginas examina muchas doctrinas y temas a la luz de la Biblia. El lector, con la certeza de que “Tu palabra es la verdad”, se beneficiará en gran manera de su estudio. Referirse a su índice de temas y textos bíblicos será de mucha ayuda.
Este libro con el título en relieve dorado encuadernado en verde se envía franco de porte por una contribución de 25c.


Los testigos de Jehová en el crisol

Lea los sorprendentes pero ciertos hechos con relación al sometimiento y aguante de los testigos de Jehová en el crisol de la feroz persecución. Los canales de noticias comerciales que llegan al público han omitido este informe verídico, pero ahora está disponible en una publicación de 64 páginas recién publicada titulada

“ALEGRAOS, NACIONES”

Contenidas dentro de la atractiva cubierta a tres tintas de este folleto hay dos delicias: una titulada “ALEGRAOS, NACIONES”, la segunda titulada “LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ EN EL CRISOL”.

La verdad y hechos presentados en esta oportuna publicación harán sentir gozo a toda persona de corazón sincero. Se le enviará por una contribución de solo 5c.


WATCH TOWER    –    40 Irwin Ave.    –    Toronto 5, Ont.

Por favor envíenme una copia, porte pagado de “Sea Dios Veraz”, para la cual incluyo una contribución de 25c.

Por favor envíenme una copia de “Alegraos, naciones”, para lo cual incluyo una contribución de 5c para apoyar en la impresión de más.

Nombre………

Calle…………

Ciudad……….

Provincia………….

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *