Historia moderna de los testigos de Jehová – Parte 8

WATCHTOWER, APR 15, 1955

Parte 8
FRACASA INTENTO INTERNACIONAL DE DESTRUIR A LA SOCIEDAD
(Traducción de Leonardo Cuéllar)

Posteriormente en febrero de 1918, el Buró de Inteligencia de la Armada de los Estados Unidos en la ciudad de Nueva York comenzó una investigación de la sede de la Sociedad Watch Tower en Brooklyn. Habían circulado falsos informes de que la Sociedad había instalado dentro del hogar Betel una estación inalámbrica poderosa capaz de enviar mensajes a través del Atlántico, y que este instrumento estaba siendo usado para comunicarse con el enemigo alemán. Los hechos son que mientras el pastor Russell vivía, un hermano le había presentado un pequeño receptor inalámbrico. No había ningún transmisor. Nunca hubo ningún mensaje inalámbrico enviado desde la casa Betel. Esto fue en 1915, antes de los años de las transmisiones por radio, cuando incluso el telégrafo inalámbrico estaba en su infancia. En 1918 cuando dos hombres de inteligencia militar revisaron Betel, fueron llevados al techo y se les mostró el penthouse en donde había estado el receptor inalámbrico; y entonces, en una bodega más abajo, se les mostró el instrumento mismo, empacado y guardado. En consecuencia este equipo receptor fue confiscado por estos hombres del ejército.a

El jueves 28 de febrero de 1918, después del discurso de J. F. Rutherford del domingo anterior en Los Ángeles, California,b el Buró de Inteligencia Militar tomó posesión de las oficinas centrales de la congregación de estudiantes de la Biblia de Los Ángeles, confiscando muchas de las publicaciones de la Sociedad. El lunes siguiente (4 de marzo de 1918) en Scranton, Pennsylvania, varios asociados de la Sociedad fueron arrestados, acusados de conspiración y fueron liberados bajo fianza hasta su aparición para juicio en mayo. Para entonces ya habían sido detenidos por la fuerza otros más de veinte y encerrados en campos del ejército o prisiones militares debido al proyecto de guerra.c La presión externa contra la Sociedad estaba creciendo rápido.

Continuando valerosamente su obra en ante la creciente oposición, el grupo de valientes publicaron el 15 de marzo de 1918 un nuevo tratado tamaño periódico de dos páginas Kingdom News (Noticias del Reino) No. 1, titulado “Intolerancia Religiosa – Los seguidores del pastor Russell perseguidos por decir a la gente la verdad – trato a los Estudiantes de la Biblia huele a “Edad del Oscurantismo””. Millones de estos tratados fueron distribuidos, exponiendo la persecución instigada por el clero de estos celosos predicadores en Alemania, Canadá y los Estados Unidos.d Este tratado además anunció el discurso histórico que sería dado el 24 de marzo de 1918 en la Academia de Música de Brooklyn por el presidente de la Sociedad, titulada “El mundo ha llegado a su fin – Millones que ahora viven no morirán jamás!” Tres mil personas escucharon este importante discurso.e Para 1918 un reporte muestra que había 7,000 involucrados en colocar libros de casa en casa, además de muchos otros no contados que estaban distribuyendo tratados y volantes y dando testimonio personalmente de forma verbal.f En abril ocurrieron más intentos instigados por el clero por intimidar a estos predicadores del mensaje del Reino. Sin embargo, el 15 de abril de 1918, apareció el tratado Kingdom News No. 2, del cual se distribuyeron millones de copias, con grandes titulares: “The Finished Mystery y por qué fue suprimido – El clero toma parte”. Los hechos de la prohibición en Canadá y los Estados Unidos hasta el 15 de abril fueron mencionados como tal al público, exponiendo los esfuerzos del clero por destruir las actividades de la Sociedad. En conexión con tal distribución fue publicada una petición, dirigida al presidente Wilson de los Estados Unidos:

“Nosotros, los suscritos americanos, sostenemos que cualquier intervención de parte del clero contra el estudio independiente de la Biblia es intolerante, antiamericano y anticristiano; y que cualquier tentativa por unir la Iglesia con el Estado es radicalmente incorrecto. En los intereses de la independencia y la libertad religiosa, nosotros protestamos solemnemente contra la supresión de The Finished Mystery, y pedimos al Gobierno la remoción de todas las restricciones que gobiernan su uso, para que se le permita a la gente comprar, vender, poseer y leer esta ayuda para el estudio de la Biblia, sin intervención o molestia.”g

El 1 de mayo de 1918, comenzó la distribución de millones de ejemplares de Kingdom News No. 3, el cual llevaba el título: “Dos grandes batallas estallan – La estrategia satánica condenada al fracaso – El nacimiento del anticristo”.

El 7 de mayo de 1918, se emitieron órdenes de la corte de distrito de los Estados Unidos en el distrito Este de Nueva York para arrestar a ocho hermanos conectados con la administración de la Sociedad y el comité editorial. Estos fueron J. F. Rutherford, W. E. Van Amburgh, A. H. Macmillan, R. J. Martin, C. J. Woodworth, G. H. Fisher, F. H. Robison y G. DeCecca. Al día siguiente, el 8 de mayo, las ordenes de arresto fueron ejecutadas en Betel por el Poder del Alguacil de los Estados Unidos. Poco después de su arresto los ocho fueron arraigados en la corte federal, presidiendo el Juez Garvin, y todos recibieron una acusación, previamente regresada por el Gran Jurado, acusandoh a los ocho mencionados de—

“Ilegal y criminalmente conspiraron, se combinaron, se confederaron y acordaron juntos, y con diversas otras personas no conocidas a los Miembros del Gran Jurado, para cometer cierta ofensa contra los Estados Unidos de América, a saber: la ofensa de ilegal, criminal y voluntariosamente causar insubordinación, deslealtad y negación de servicio en las fuerzas militares y navales de los Estados Unidos de América cuando los Estados Unidos estaban en guerra . . . mediante incitaciones personales, cartas, discursos públicos, distribuyendo y haciendo circular públicamente a través de los Estados Unidos de América cierto libro llamado “Volume VII. Bible Studies. The Finished Mystery,” y distribuyendo y haciendo circular públicamente a través de los Estados Unidos ciertos artículos impresos en folletos llamados “Bible Student’s Monthly,” “Watch Tower,” “Kingdom News” y otros folletos no mencionados.”i

Después del arraigo los defendidos fueron liberados bajo una fianza de $2,500 dólares cada uno y el juicio fue programado para el 3 de junio de 1918. En su número del 11 de mayo de 1918, el periódico católico romano de Brooklyn The Tablet dijo reveladoramente:

“Kingdom News propagado—tal vez algunos vayan a la cárcel. José F. Rutherford y algunos de sus colegas probablemente pasarán los meses de verano en una villa donde se les protegerá contra las chusmas que los ultrajan pidiéndoles que compren bonos de libertad. . . . Es muy interesante notar que Rutherford y todos los de su clase que se deleitan en entrar en convulsiones debido a la Iglesia [católica] siempre están siendo perseguidos por los funcionarios del gobierno. Parece que el anticatolicismo y el antiamericanismo son gemelos.”

El juicio comenzó el lunes 3 de junio, en la corte federal de Brooklyn. Se tomaron declaraciones juradas de parte de los ocho defendidos mencionando sus razones para creer que el juez Garvin estaba inclinado en contra de ellos y su trabajo, lo cual automáticamente refirió el caso al juez Chatfield, quien en turno lo refirió al juez de los Estados Unidos Howe, quien vino a Brooklyn desde Vermont específicamente a presidir el juicio.j Después de un juicio de quince días (Que después probó tener más de 125 errores, unos pocos de los cuales la corte de apelaciones a final de cuentas eligió para condenar el entero procedimiento como injusto)k el jueves, 20 de junio a las 10 p.m., el jurado dio un veredicto de “culpable”. Al día siguiente, 21 de junio, apenas después del mediodía, el juez Harland B. Howe pronunció la sentencia de 20 años de prisión en la penitenciaría federal de Atlanta, Georgia.l La corte reservó la sentencia para el hermano DeCecca para después. El Tribune de Nueva York del 22 de junio de 1918, dijo:

“José F. Rutherford y seis de los otros “russelistas,” condenados por violación de la Ley de Espionaje, fueron sentenciados ayer a 20 años en la penitenciaría de Atlanta, por el juez Howe. “Este es el día más feliz de mi vida,” dijo el Sr. Rutherford, en camino del tribunal al presidio, “el sufrir castigo terrestre por la creencia religiosa de uno es uno de los privilegios más elevados que el hombre puede tener.” Una de las manifestaciones más raras jamás presenciadas en la oficina del mariscal en el Tribunal Federal de Brooklyn, fue llevada a cabo por los familiares y amigos íntimos de los condenados un poco después de que se llevó a los prisioneros al cuarto del Gran Jurado. La compañía entera hizo resonar el viejo edificio con las melodías de “Bendito el vinculo que nos une.” “Todo esto es la voluntad de Dios,” se decían unos a otros, con caras casi resplandecientes. “Algún día el mundo se dará cuenta del significado de todo esto. Mientras tanto, estemos agradecidos por la gracia de Dios que nos ha sostenido a través de nuestras pruebas, y esperemos al Gran Día que ha de venir.””

Dos veces les fue negada la solicitud de fianza en Nueva York, y después de completar un tercer esfuerzo para arreglar una fianza a través de la cooperación de la Suprema Corte en Washington, los prisioneros fueron removidos de Nueva York el 4 de julio y llevados a la penitenciaría federal de Atlanta, Georgia. Rutherford, el 3 de julio de 1918, mencionó lo siguiente en una carta después publicada:

“Se nos informa que siete que se opusieron a la Sociedad y su obra durante el año pasado asistieron al juicio y prestaron ayuda a nuestros acusadores. Les advertimos, amados, contra los esfuerzos sutiles de algunos de ellos de adularlos ahora como tentativa para apoderarse de la Sociedad.”m

Un comité ejecutivo fue nombrado para encabezar la Sociedad durante la ausencia de sus oficiales encarcelados y un comité editorial de cinco funcionó para continuar escribiendo The Watch Tower, de la cual ni un solo número se dejó de publicar durante estos años de crisis.n A lo largo del país en los meses subsiguientes la persecución contra los estudiantes de la Biblia continuó. Hubo más encarcelamientos, ultrajes a manos de chusmas, asaltos en lugares de reunión, quema de libros y constantes vilificaciones desde la prensa y desde el púlpito.o Debido a las presiones del tiempo de guerra que impidieron la obtención de los insumos de operación necesarios, fue necesario el 26 de agosto de 1918, cerrar la sede de Brooklyn. Se hizo la mudanza a un edificio de oficinas en Pittsburgh, Pennsylvania, en la esquina de las calles Federal y Reliance.p La oficina y centro de reparto del Tabernáculo de Brooklyn fue vendido y la casa Betel cerrada. De manera que para el verano de 1918 la alguna vez fuerte voz organizada de los testigos de Jehová y su reino fue silenciada, su obra organizada figurativamente asesinada, y una inactividad similar a la muerte cayó sobre la alguna vez energética banda de cristianos. Llegaron a estar firmemente en esclavitud de sus captores babilónicos.

El 11 de noviembre de 1918, la primera guerra mundial repentinamente terminó. Numerosos prisioneros de guerra estaban siendo liberados, pero no había libertad a la vista para los muchos Estudiantes de la Biblia todavía en prisiones y campos a lo largo del país. Mientras tanto, en la penitenciaría de Atlanta, Rutherford y sus siete asociados estaban ocupados predicando en el interior. Se les permitió conducir clases de la Biblia cada domingo en la prisión, a las cuales asistían alrededor de cien de sus compañeros internos.q En Pittsburgh, el 4 de enero de 1919, una combinación de asamblea y reunión de la corporación a la que asistieron mil energéticos trabajadores fue llevada a cabo para reconfirmar la elección de Rutherford y los otros como oficiales y directores. También pasaron una resolución expresando confianza en la inocencia de los ocho oficiales encarcelados.r En febrero de 1919, una agitación a nivel nacional fue iniciada por ciertos periódicos para la liberación de Rutherford y sus asociados.s Además, los amigos de los hombres encarcelados escribieron miles de cartas a editores de periódicos, congresistas, senadores y gobernadores, exigiendo acción. Muchos se animaron a declararse a si mismos a favor de la liberación.t Entonces en marzo aquellos amigos se mantuvieron ocupados haciendo circular una petición a nivel nacional, la cual en poco tiempo fue firmada por 700,000, pidiendo al gobierno que se hiciera justicia a estos hombres falsamente acusados y encarcelados.u Aunque nunca se presentó, esta petición fue “un testigo de la verdad” – Una maravillosa señal de la resurgencia de los falsamente acusados predicadores del reino de Jehová.v

El 2 de marzo de 1919, Harland B. Howe, el juez de distrito federal que fue el primero en negar la libertad bajo fianza después de sentenciarlos a prisión, envió un telegrama al Fiscal General Gregory en Washington, por solicitud de este, ‘recomendando conmutación inmediata’ de las sentencias de los ocho hombres nombrados en el telegrama.w (La renuncia de Gregory como fiscal general fue efectiva el 4 de marzo de 1919). Pero esta maniobra para provocar la retirada de su apelación fracasó. En lugar de eso, el 21 de marzo de 1919, bajo la dirección de Louis D. Brandeis de la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, se ordenó la libertad bajo fianza para los ocho por una corte de tres jueces federales de circuito en Nueva York quienes también les ordenaron ser trasladados inmediatamente de Atlanta a Nueva York para su audiencia de apelación el 14 de abril. El siguiente martes, 25 de marzo, salieron de Atlanta en tren rumbo a Brooklyn, donde, el 26 de marzo, se les admitió formalmente la libertad bajo una fianza de $10,000 cada uno, y fueron liberados.x Les esperaban banquetes de bienvenida, primero, a su regreso a Brooklyn, y luego, cuando se reunieron con la feliz familia Betel, entonces temporalmente en Pittsburgh.

(continuará)


Notas:

 

  1. Watch Tower 1918, pág. 77; W 1919, pág. 117; Kingdom News, 1, No. 1.
  2. El sábado, 24 de febrero de 1918, en Los Ángeles, se dio por primera vez el discurso que tiempo después se titularía “Millones Que Ahora Viven no Morirán Jamás”. Vea la W de 1924, pág. 358.
  3. W 1918, pág. 25.
  4. W 1918, pág. 82.
  5. W 1918, pág. 110. En esencia este fue el mismo discurso que se dio en Los Ángeles el 24 de febrero de 1918.
  6. W 1919, pág. 281.
  7. Kingdom News 2, pág. 2.
  8. W 1918, p. 171.
  9. Rutherford v. United States (14 de mayo de 1919), 258 F. 855, Transcripción de registro, Vol. 1, pág. 12.
  10. W 1918, pág. 178.
  11. The Case of the International Bible Students Association, pág. 4.
  12. W 1918, pág. 194.
  13. W 1919, pág. 58.
  14. W 1918, págs. 242, 255.
  15. The Case of the International Bible Students Association, pág. 4.
  16. W 1918, pág. 290.
  17. W 1919, p. 116; Consolation, 23 de agosto de 1939, pág. 8.
  18. W 1919, pág. 23.
  19. National Labor Tribune, Pittsburgh, Pennsylvania, 20 de febrero de 1919.
  20. W 1919, pág. 101
  21. W 1920, pág. 162; W 1919, pág. 93.
  22. W 1919, pág. 194.
  23. W 1919, pág. 117; Consolation, 6 de septiembre de 1939, págs. 5 y 6.
  24. W 1919, págs. 98, 118; W 1925, pág. 71.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Meta

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *