Historia moderna de los testigos de Jehová – Parte 4

 

THE WATCHTOWER FEB 15, 1955

Parte 4

ENTRANDO EN LA OFENSIVA
(Traducción de Leonardo Cuéllar)

En 1894 veinte representantes de medio tiempo de la Watch Tower fueron entrenados y enviados en fines de semana desde la oficina central de Pittsburgh para conducir reuniones públicas y establecer nuevas “ecclesias”.a Esta práctica fue cambiada en 1897 al limitar ese servicio de visitas a tres representantes de tiempo completo conocidos como “peregrinos”, que viajaban en una ruta establecida de congregación en congregación, pasando uno o dos días con cada grupo para brindar refrigerio espiritual.b Conforme el número de congregaciones o clases se incrementó, más peregrinos fueron enviados a ellas para mantener contacto con la organización. En 1905 había 25;c para 1917 eran 93 los que servían en esta capacidad como antecesores de lo que hoy se conoce por toda la tierra como el arreglo del “siervo de circuito”.d Debido a que no se llevaba ningún registro del número de personas interesadas que abarcaban los respectivos grupos individuales en estos primeros años, la única indicación que tenemos es de los informes anuales de la Conmemoración enviados a la central de Pittsburgh. En 1899, por ejemplo, hubo un informe incompleto de 339 congregaciones informando 2,501 participantes.e En 1900 se tiene registrado que 280 grupos (siendo estos solo dos terceras partes del número total) reportaron 2,600 asistentes a la Conmemoración anual.f Se dieron rápidos aumentos en el número de asociados, el informe de la Conmemoración de 1902 muestra que en solo 175 congregaciones la asistencia total sobrepasó los 4,700, representando un promedio individual por conregación de más de el doble que el año anterior.g Finalmente, para 1903 había más de 20,000 suscriptores a la Watch Tower – una sociedad impresionantemente grande de pie en defensa de la verdad.h

La oposición del Clero a la Sociedad Watch Tower gradualmente se fue poniendo más de manifiesto conforme miles y miles de tratados y panfletos bíblicos se distribuían constantemente más allá de su fuente original en Pittsburgh (Pennsylvania). A los representantes de la Sociedad ya no se les permitió predicar desde el púlpito de las iglesias como en la década de 1870. Entre el clero protestante, en 1846, un tipo de unión de predicadores, oficialmente llamada la “Alianza Evangélica”, había sido organizada para reconocimiento limitado de la ordenación de aquellos de las principales sectas que operaran escuelas teológicas. Sus miembros empezaron a ridiculizar a C. T. Russell, el presidente de la Sociedad Watch Tower, objetando particularmente el hecho de que hubiera sido designado “pastor”, y ciertos periódicos sin escrúpulos fueron utilizados como herramientas para tramar y diseminar mentiras escandalosas sobre diferencias privadas de Russell con su esposa. Como sus prototipos farisaicos que difamaron a Jesús al poner en duda su autoridad y la legitimidad de su nacimiento, así estos líderes apóstatas modernos de la religión se inclinaron a atacar a la persona cuando sintieron el dolor de la firme información bíblica que estaba siendo publicada.i

Algo nuevo fue iniciado que estimuló la diseminación de la verdad de la Biblia por medio de la distribución de tratados. Fue destinado a tomar al clero como una tormenta. La Zion’s Watch Tower del 5 de abril de 1899, propuso lo que fue llamado “Servicio Voluntario”. Los voluntarios fueron invitados de entre todos los cristianos que asistían a las reuniones de la Sociedad, para involucrarse en una distribución en masa gratuita de 300,000 copias del nuevo folleto The Bible vs. Evolution (La Biblia vs. la Evolución) a personas al salir de las iglesias protestantes los domingos.

“El plan preferible de operaciones para los amigos que se involucren en cada ciudad o poblado es que tracen un programa el cual asegure que no se omita ninguna congregación y que ninguna se cuente doble. Todas las congregaciones grandes requieren al menos dos o tres para un servicio rápido mientras la gente sale. Y generalmente el efecto es mejor si los que distribuyen se ubican a media cuadra del edificio de la iglesia en cada dirección en la que la gente va.” (páginas 93, 94).

En los Estados Unidos, Canadá y Europa este trabajo fue realizado entusiastamente por miles de voluntarios. El primer año se entregaron 948,459 tratados.j Entonces por años después de eso aquella distribución organizada de tratados o trabajo voluntario fue mantenido, especialmente los domingos, siendo expandido con el tiempo para incluir la distribución casa por casa, y la colocación de tratados debajo de las puertas de las casas los domingos en la mañana. Dos o más veces cada año se publicaban tratados nuevos y estos se distribuían por millones a los asistentes a las iglesias. Ahora una inundación estaba llegando incluso a las puertas de las iglesias, inundando las pasturas religiosas.k La reacción hostil del clero se volvió más intensa. Trataron repetidamente de hacer que se arrestara a los publicadores por pararse en las calles a distribuir tratados gratuitos, como si las banquetas cercanas a las iglesias fueran de hecho terreno especialmente ‘consagrado’. De vez en cuando se necesitó apoyo legal debido a la interferencia de oficiales públicos que estaban intentando, a instancias del clero, de ‘traer agravio bajo forma de ley’ para desanimar y estorbar o suprimir completamente esta distribución de tratados en las calles.l

El 10 de marzo de 1903, un vocero de la alianza ministerial de Pittsburgh, el Dr. E. L. Eaton, ministro de la iglesia Metodista Episcopal North Avenue, ofreció formalmente a C. T. Russell un debate de seis días sobre temas bíblicos específicos. (Después se reveló que esto fue un sutil intento de parte del clero asociado de desacreditar públicamente la escolaridad y enseñanza de Russell). Dos días después, Rusell de buena fe aceptó la oferta, y los debates fueron finalmente llevados a cabo en el otoño en el Carnegie Hall de Pittsburgh ante apretadas audiencias.

(1) El domingo en la tarde, el 18 de Octubre, Eaton debatió afirmativamente, que la Biblia enseña que la gracia divina para la salvación ha sido ejercitada desde la caída del hombre y que no habrá una prueba después de la muerte. Russell lo negó con base en las escrituras. (2)El martes en la tarde, el 20 de octubre, Russell afirmó que la Biblia enseña claramente que las almas de los muertos están inconscientes mientras que sus cuerpos están en la tumba. Eaton lo negó. (3) El jueves en la tarde, el 22 de Octubre, Eaton afirmó que la Biblia enseña que todos los que sean salvados serán convertidos en criaturas espirituales, y después del Juicio General entrarán al cielo. Russell lo negó. (4) El martes en la tarde, el 27 de octubre, Russell, afirmando que la Biblia enseña que solo los “santos” de esta edad del evangelio formarán parte de la “Primera resurrección”, también sostuvo que vastas multitudes serían salvadas en y por medio de la subsecuente resurrección. Eaton lo negó. (5) El jueves, 29 de octubre, Russell afirmó que la Biblia enseña que el objeto tanto de la segunda venida de Cristo como del Milenio es la bendición de las familias de la tierra. Eaton lo negó. (6) por último, el domingo, 1 de Noviembre, con Eaton afirmando que la Biblia eseña que el castigo divino por el pecado que eventualmente será infligido por los incorregibles, consistirá en sufrimientos inconcebiblemente grandes, de duración eterna, Russell vigorosamente negó esta doctrina del infierno de fuego.m

Interesantes luces adicionales: Durante los debates algunos de los clérigos locales estuvieron en la plataforma con el Dr. Eaton para darle apoyo textual y moral, mientras que Russell, solo, defendió su postura como un tipo Daniel en un foso de leones. En conjunto, Russell salió victorioso en cada uno de los seis debates y especialmente en el último, sobre el “infierno”. Hay reportes de que uno de los clérigos que asistieron, reconociendo esta victoria, vino a Russell después del último debate, diciendo: “Me alegra ver que usted ha dirigido la manguera hacia el infierno y ha apagado el fuego”.n Poco después de esta denunciación de las falsas doctrinas de los sistemas religiosos “babilónicos” un buen número de la congregación Metodista de Eaton se volvieron estudiantes de la Biblia. Otras invitaciones a debatir fueron aceptadas, pero en el último minuto la oposición cancelaba por miedo.o Sin embargo, dentro de los 12 años siguientes a los debates entre Eaton y Russell de 1903 tuvieron lugar otros dos duelos sobresalientes entre representantes de la Sociedad Watch Tower y grupos religiosos importantes. L. S. White de la denominación Discípulos se comprometió con Russell para seis debates del 23 al 28 de febrero de 1908 en Cincinnati, Ohio, con miles de asistentes, para observar otra victoria fácil por parte de Russell.p El reto de los bautistas para una serie de debates en Los Ángeles, California, fue atendida por J. F. Rutherford en representación de la Sociedad Watch Tower contra el Rev. J. H. Troy. Esto fue ante una audiencia total de 12,000 (un estimado de 10,000 fueron rechazados) por cuatro noches en abril de 1915, en Trinity Auditorium.q Esto también se convirtió en una gran victoria para el representante de la Sociedad Watch Tower en defensa de la verdad bíblica.

Durante 1905, 1906 y 1907 Russell viajó por los Estados Unidos y Canadá, conduciendo una serie de asambleas de un día. Su discurso público fue el famoso “To Hell and Back” (Al infierno y de regreso), el cual dio ante casas llenas en casi todas las grandes ciudades en ambos países.r En este electrizante discurso él llevó a la audiencia en un humorístico, ingenioso, viaje imaginario al infierno y de regreso, lo cual probó ser una exposición devastadora de la doctrina falsa del infierno. Antes de los debates entre Eaton y Russell, Russell y una compañía hicieron una segunda gira por Europa en 1903, estableciendo una sucursal de la Sociedad en Alemania en Barmen-Elberfeld. Entonces en 1904 se abrió otra sucursal de la Sociedad en Australia.s Para este tiempo las semillas de la verdad estaban cayendo en terreno bueno en Sudáfrica,t Japónu y las Antillas Británicas, en donde se llevó a cabo una asamblea en Kingston, Jamaica, a la que asistieron 400, y con 600 en la reunión pública del domingo.v

Para el campo americano la asamblea más grande en ese tiempo fue llevada a cabo en Put-in-Bay, Ohio, del 29 de agosto al 7 de septiembre de 1908, con una asistencia máxima estimada de 4,800.w En este periodo de 1890 a 1908 la literatura continuó siendo distribuida por millones, y había ahora más de 30,000 suscriptores a la Watch Tower, miles de los cuales empezaron a participar en estos esfuerzos organizados de llevar las verdades bíblicas a cristianos ansiosos. A todos ellos se dio ayuda para salir de Babilonia y convertirse en siervos dedicados del Dios Todopoderoso y Cristo Jesús. A pesar de los furiosos esfuerzos de “leones” protestantes por destruir la Sociedad similar a Sansón, los miembros de sus filas, energizados por el espíritu de Jehová, operaban con cada vez más fuerza.

(continuar a parte 5)


Notas:

  1. Watch Tower de 1894, pág. 393.
  2. W 1897, pág. 309.
  3. W 1905, pág. 375.
  4. W 1917, pág. 374.
  5. W 1899, pág. 94.
  6. W 1900, pág. 132.
  7. W 1902, pág. 156.
  8. W 1903, pág. 453.
  9. A Great Battle in the Ecclesiastical Heavens, por J. F. Rutherford, páginas 7-10, “Alianza impía”.
  10. W 1900, pág. 373; W 1899, pág. 226.
  11. En 1900, “Cartas de Renuncia” especialmente impresas en la papelería de la Watch Tower Society empezaron a ser enviadas a las respectivas iglesias de su antigua asociación por aquellos que renunciaban a ellas. Se animaba a los nuevos interesados a hacer esto cuando estaban firmemente convencidos de la verdad. Esta práctica continuó por treinta años, levantando mucha ira entre el clero. – W 1900, pág. 50; W 1908, p. 127.
  12. W de marzo de 1888, pág. 8; W 1910, pág. 236; W 1911, p. 461.
  13. W 1903, pág. 391; para el texto completo de cada uno de los seis debates vea la Gazzette de Pittsburgh, edición especial, 2 de noviembre de 1903.
  14. A Great Battle in the Ecclesiastical Heavens, pág. 10.
  15. W 1908, págs. 8, 18.
  16. W 1908, págs. 19, 70; para el texto completo de los debates vea el Enquirer de Cincinnati del 15 de agosto de 1908.
  17. W 1915, pág. 143; para el texto completo de los debates vea el Tribune de Los Ángeles del 26 de abril de 1915.
  18. W 1905, pág. 224; W 1907, pág. 112.
  19. W 1903, pág. 179; W 1903, pág. 370; W 1904, pág. 82.
  20. W 1907, págs. 54-56.
  21. W 1907, págs. 215, 216.
  22. W 1905, pág. 326.
  23. W 1908, pág. 275.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Meta

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *